La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro

Ruta del Jabugo

Qué Visitar /
Rutas temáticas / Ruta del jabugo
Además   de   pasar   unos   días   de   playa   en   Mazagón,    se   pueden   visitar   paisajes   naturales,   así   como   asistir   a   catas   y   visitas   guiadas   que   explican   cómo   es   el   proceso   de   elaboración   del jamón ibérico y otros embutidos de la zona. El   jamón   ha   sido   embajador   de   esta   tierra   desde   la   Antigüedad.   Los   perniles   en   salazón   de   la   Sierra   de   Aracena   y   Picos   de   Aroche    eran   parte   de   las   viandas   más   populares   durante el Imperio Romano e incluso jugaron un papel importante en la aventura colombina del Descubrimiento de América. La   influencia   del   cerdo   de   raza   ibérica   en   esta   comarca   ha   arraigado   durante   siglos   en   sus   pueblos,   sus   costumbres,   su   gente   e   incluso   en   su   paisaje,   que   se   ha   convertido   en   uno   de los últimos rincones en los que se puede disfrutar de la magia de la dehesa en todo el mundo. La   Ruta   del   Jabugo   reúne   hoy   la   esencia   de   esta   tradición   que   sigue   marcando,   con   ritmo   pausado,   el   paso   del   tiempo   en   este   rincón   natural.   Y   es   que   imposible   hablar   del territorio   más   occidental   de   Sierra   Morena,   el   que   acoge   a   la   Sierra   de   Aracena   y   Picos   de   Aroche ,   sin   hacer   referencia   al   cerdo   de   raza   ibérica   y   a   todo   lo   que   gira   en   torno   a   su cría,   sacrificio   y   a   la   posterior   elaboración   de   jamón.   Porque   todo,   absolutamente   todo   en   esta   tierra,   está   intrínsecamente   relacionado   con   este   animal   casi   sagrado   en   la   vida   diaria de los hombres y mujeres de sus pueblos desde hace siglos. Trasládate a este remanso de paz y disfruta de la gran variedad de nuevas experiencias en una zona donde cada esquina esconde un tesoro único para los sentidos…
La   Ruta   del   Jabugo    no   es   una   ruta   preestablecida   con   un   principio   y   un   final,   sino   que   puedes   elaborar   tu   propio   itinerarioen   función   de   tus   intereses:   actividades   de naturaleza    y    aventura,    visitas    culturales,    experiencias    gastronómicas…    Hay    más    de    30    empresas    adheridas,    entre    las    que    también    se    incluyen    alojamientos    y    restaurantes especializados. El   punto   de   partida   de   la   Ruta   del   Jabugo   debe   ser   el   Museo   del   Jamón ,   en   pleno   centro   urbano   de   Aracena.   A   través   de   las   7   salas   de   este   Centro   de   Interpretación   del   Cerdo Ibérico,   iremos   conociendo   el   proceso   de   crianza,   su   vida   en   la   dehesa,   su   alimentación,   la   matanza   tradicional   e   industrial,   el   proceso   de   curación   y   elaboración,   así   como   el   proceso de maduración en las bodegas. Visita a una dehesa Sin   la   dehesa   no   existiría   el   jamón   ibérico.   Estos   “bosques   humanizados”   son   un   modelo   tradicional   de   desarrollo   sostenible   y   perfecta   armonización   entre   el   hombre   y   la   naturaleza. Para conocerlo de cerca, visitamos la Finca Montefrío (a 5 Km de Jabugo), una granja familiar ecológica dedicada a la crianza tradicional y manejo del cerdo ibérico puro de bellota. Visita a un secadero de jamones Además   de   una   raza   concreta   (cerdo   ibérico)   y   un   entorno   natural   específico   para   su   desarrollo   (la   dehesa),   el   jamón   ibérico   necesita   de   un   factor   más:   el   buen   saber   del   elaborador. Tanto   el   secado   como   la   maduración   de   estos   jamones   con   D.O.   se   llevan   a   cabo   aprovechando   las   condiciones   microclimáticas   de   la   Sierra   de   Huelva,   ya   que   tanto   los   secaderos como   las   bodegas   son   naturales,   y   no   está   permitido   controlar   o   modificar   las   condiciones   de   humedad   o   temperatura   por   medios   artificiales.   O   sea,   que   los   maestros   jamoneros   de las   empresas   inscritas   en   la   Denominación   de   Origen   Jamón   de   Jabugo   elaboran   sus   jamones   y   paletas   abriendo   y   cerrando   ventanas   convenientemente   para   proteger   al   jamón ibérico de cualquier sobresalto térmico. Corte y cata del jamón de Jabugo Un   jamón   de   esta   procedencia   no   debe   comerse   recién   salido   de   la   bodega,   sino   que   debe   dejarse   atemperar   durante   un   par   de   días.   La   apertura   de   un   jamón   ibérico   constituye todo   un   ritual   -casi   litúrgico-   en   el   que   se   deben   cuidar   todos   los   detalles,   ya   que   un   factor   clave   a   la   hora   de   poder   apreciar   la   calidad   de   un   buen   jamón   ibérico   es   precisamente   el corte.Para   poder   realizar   un   buen   corte   es   necesario   habilidad   y   experiencia,   pero   también   un   conocimiento   preciso   de   la   anatomía   del   jamón,   así   como   disponer   de   los   cuchillos   y herramientas   adecuadas.Igualmente,   la   Cata   de   un   jamón   ibérico   es   también   todo   un   arte,   en   el   que   entran   en   juego   todos   nuestros   sentidos:   la   vista   (forma   de   la   pata   y   pezuña, el   veteado,   color   y   brillo   del   jamón),   el   olfato   (apreciando   los   aromas),   el   tacto   (textura   de   la   grasa,   fibrosidad,   jugosidad   o   dureza   de   la   loncha…).   Y   por   último,   ¡el   gusto!   ¿Sabrías apreciar los sabores salado, dulce y amargo en una loncha de jamón ibérico?
+ info + info
| 
|