La Mar de Historias

La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro
 MAZAGÓN
TÉCNICAS Y SISTEMAS DE PESCA tradicionales de nuestra costa:  Jábega, lavada (o labada)
EL Vapor Don Hugo de la Río Tinto Company Limited
Una   de   las   consecuencias   negativas   del   maltrato   a   la   identidad   de   Huelva   es   la   incomprensión   de   muchos   respecto   a   su   verdadera   naturaleza   marítima. Miramos con sana envidia a capitales próximas, como Cádiz o Málaga, donde sí se siente esa brisa del mar de forma permanente en el imaginario colectivo. Responde   a   la   actitud   de   situarnos   de   espaldas   a   un   mar   que   realmente   ha   marcado   nuestro   devenir.   Injusticias   aparte,   y   en   línea   con   este   desapego,   no   ha   sido costumbre personalizar la historia náutica de Huelva sobre la “vida” de sus barcos. Al   margen   de   las   tres   embarcaciones   de   Colón   y   alguna   de   las   canoas   de   Punta   Umbría   (y   ya   ni   eso)   es   muy   probable   que   si   hiciésemos   la   pregunta   entre   sus ciudadanos sobre nombres de barcos que hayan estado ligados, con un puerto tan relevante, a esta historia onubense, las respuestas serían casi inexistentes. Proponemos   en   estas   líneas   la   atención   sobre   un   barco   que   durante   16   años,   de   1899   a   1915,   sirvió   de   puente   a   la   Riotinto   Company   entre   Huelva   e   Inglaterra, el   steamship   ‘Don   Hugo’.   Y   aunque   tenía   bandera   inglesa   nació   con   el   único   propósito   de   atracar   en   el   puerto   onubense   varias   veces   al   mes,   con   lo   que   nos atrevemos   a   calificarlo   como   de   aquí,   algo   percibido   por   la   población   de   entonces,   que   sí   miraba   al   mar   y   se   sentía   orgullosa   de   que   una   nave   de   este   porte tuviera ese vínculo con Huelva. Los   barcos   de   la   Compañía   tenían   que   llevar   rápidamente   el   mineral   al   Reino   Unido   pero   también   necesitaban   uno   que   tuviera   unas   ciertas   comodidades,   más bien   suntuosidad,   para   transportar   a   los   directivos,   barqueros   y   capitalistas   en   general   para   que   conocieran   in   situ,   en   la   lejana   Huelva,   el   complejo   productivo que habían montado y que se había convertido en el primer enclave minero-industrial del mundo. Para   ello   se   pusieron   en   contacto   con   el   astillero   de   Glasgow   Dunlop   David   J.   &   Co   para   que   les   construyese   un   buque   mixto   con   30   camarotes:   20   de   primera clase   para   la   élite   compuesta   por   inversores   y   altos   directivos   y   10   de   segunda   para   mandos   intermedios.   El   barco   debía   de   ser   capaz   para   soportar   tanto   el   lujo como   su   cometido   de   carguero.   Así   que,   por   tanto,   fue   Construido   en   Glasgow,   por   encargo   de   la   compañía   minera,   en   los   astilleros   de   Dunlop   David   J.   &   Co (que operó hasta 1911). Los   diseñadores   hicieron   un   buen   trabajo.   Siendo   calificado   como   un   excelente   vapor   de   acero   a   hélice,   presentaba   unas   dimensiones   que   en   aquella   época llamaban   la   atención   Les   presentaron   un   casco   que   medía   casi   100   metros   de   eslora,   12,5   de   manga   y   5,50   de   puntal;   desplazaba   2.244   toneladas   y   calzaba unas   máquinas   de   vapor   de   tripe   expansión   que   generaban   380   caballos,   que   le   daban   un   andar   de   12   nudos   lo   que   les   aseguraba   una   travesía   de   tres   días   y medio   desde   Huelva   a   Inglaterra.   Era   un   buque   mixto   de   carga   y   pasaje,   disponiendo   de   determinados   lujos   interiores   para   el   disfrute   de   20   pasajeros   de primera   clase   y   10   de   segunda,   amén   de   la   oficialidad.   Unos   camarotes   con   elementos   propios   de   un   trasatlántico   se   complementaban   con   un   magnífico   salón de   40   metros   de   largo.   En   aparejos   de   estiba   y   fuerza   motriz   el   buque   estaba   a   la   última.   En   la   zona   vip   el   lujo   en   los   detalles   se   concretaba   en   tallados   en madera   de   roble   tallado   en   los   mamparos   y   en   las   paredes   interiores   y   en   todo   tipo   de   muebles,   espejos,   y   chimeneas.   El   servicio   era   extraordinario   con   copas de   cristal   tallado,   cubertería   en   plata   con   los   mangos   en   marfil   y   la   vajilla   con   un   refinado   diseño   en   oro,   todo   grabado   con   el   The   Río   Tinto   Co.   Ltd.   SS   Don   Hugo; los salones y cortinajes, tapizados en tela de damasco y terciopelo con obras de arte colgadas o sobre los exquisitos muebles y cubriéndose el suelo con nobles y mullidas alfombras belgas. Sólo decir que el camarote principal tenía un salón de 40 metros. Fue un éxito de este astillero que desafortunadamente cerró sus puertas en 1911, pero copió este diseño en sus producciones posteriores como el Sidi Ferruch que vendió a la Compagnie des Transport Maritimes en 1901. El   SS   Don   Hugo,   fue   botado   en   octubre   de   1899   y   lanzó   la   botella   la   madrina   del   buque,   la   señora   Matheson,   esposa   del   presidente   de   la   empresa   minera,   Hugh Matteson,      con   cuyo   nombre   de   pila,   pero   en   español   fue   bautizado   el   barco:   Don   Hugo.   Matriculado   en   Londres   con   el   número   oficial   112631.   En   el   acto   de botadura estuvieron dos “representantes” de Huelva, directivos de la firma, su capellán, el reverendo John Jeffrey y Mr. Anderson. Como   se   pretendía,   tardaba   tan   solo   tres   días   y   medio   en   unir   Huelva   con   el   Reino   Unido   y,   al   margen   de   transportar   cáscara   de   cobre,   ocupaba   sus   cómodos camarotes   con   los   directivos   de   las   minas   y   otros   visitantes   británicos,   banqueros,   comerciantes,   que   venían   a   conocer   el   principal   complejo   minero-industrial del   mundo.   Su   primer   comandante   fue   el   capitán   Jones,   del   que   sabemos   que,   como   mínimo,   fue   responsable   del   buque   hasta   finales   de   1908,   cuando   tuvo lugar un heroico episodio que lustra la historia y el nombre de esta embarcación onubense de adopción. Mucha   gente   cree   que   el   cabo   portugués   más   occidental   es   el   de   San   Vicente,   pero   no,   el   verdadero   Finis   terrae   es   el   cabo   de   la   Roca,   un   imponerte   acantilado que   emerge   140   metros   de   la   mar,   que   es   el   punto   más   occidental   de   Eurasia,   el   famoso   Promontoriun   Magnun   de   los   romanos   y   la   Roca   de   Lisboa   de   la   época de los veleros que el poeta Luís de Camoes definió como onde a terra acaba e o mar começa. Habiendo dejado muy atrás Huelva, en los alrededores de ese cabo navegaba el Don Hugo en su derrota habitual. Era la noche del 8 de noviembre de 1908 y         se desataba un fuerte temporal. Aun en la escasa visibilidad de la tormenta, avistó la draga ‘Eraque’ a la deriva lanzando desesperadas señales de socorro, con dos    hombres    angustiados    en    su    cubierta    solicitando    socorro    a    través    de    señales.    El    ‘Eraque‘,    que    por    la    fuerza    del    temporal    se    había    soltado    de    sus remolcadores,   derivaba   con   peligro   hacia   los   acantilados   de   esa   rocosa   costa.   El   capitán   Jones   pidió   voluntarios,   y   el   segundo   y   tercer   oficial   (los   señores   Gething   y   Parry,   respectivamente)   con   cinco   marineros, arriesgaron   sus   vidas   lanzándose   a   la   encrespada   mar   en   un   bote   salvavidas.   Llegaron   a   la   draga,   pero   una   ola   pesada   rompió   el   bote   salvavidas   contra   la   misma   y   precipitó   su   tripulación   al   agua.   Con   gran dificultad   la   tripulación   logró   trepar   a   la   draga,   y   allí   la   angustia   pasó   de   dos   a   nueve   hombres   por   el   curso   de   los   acontecimientos.   El   capitán   del   ‘Don   Hugo’,   con   elevado   riesgo   y   pericia,   después   de   unas   dos horas   de   trabajo   logró   que   un   salvavidas   llegase   a   la   draga,   y   todos   fueron   transportados   con   seguridad   a   bordo   del   vapor.   Por   desgracia,   uno   de   los   tripulantes   de   la   draga,   víctima   del   tremendo   desgaste padecido, falleció en las horas siguientes. Imaginamos   el   contraste   de   circunstancias   de   este   tipo,   inevitables   en   la   naturaleza   libre   de   la   mar,   incluso   del   apartado   carga   dentro   de   las   funciones   del   buque,   con   la   estética,   por   ejemplo,   de   la   vestimenta      y buena   vida   que   rodearía   a   la   élite   privilegiada   que   viajaba   en   este   barco   en   travesías   de   bonanza.   Suponemos   que   hubo   más   felicidad   que   penalidad   en   el   tiempo   en   que   el   ‘Don   Hugo’   navegó   para   la   compañía de Rió tinto, pero hubo otra excepción y fue al final de su relación con la misma. El   Don   Hugo   siguió   con   su   rutina   transportando   a   potentados   y   cáscaras   de   cobre   hasta   que   a   principios   de   abril   de   1915   un   hecho   hizo   que   el   Don   Hugo   dejase   la   Compañía.   No   fue   el   bloqueo   de   las   rutas marítimas   que   los   submarinos   alemanes,   en   el   inicio   de   la   IGM,   ejercían   sobre   las   rutas   marítimas   hacia   Inglaterra.   El   Don   Hugo   lo   mismo   enarbolaba   una   bandera   española   que   inglesa   ya   que   tenía   papeles   de los dos estados. Tan poco por su estado pues con tan solo 16 años de servicio y bien mantenido estaba en unas condiciones inmejorables. La   causa   fue   un   desgraciado   embarrancamiento   sin   víctimas   y   aparentemente   sin   otra   secuela   que   se   produjo   en   las   arenas   del   actual   Port   Talbot.   Fue   a   principios   de   abril   de   1915   el   vapor   embarrancó   en   la entrada   de   Port   Talbot,   al   Sur   de   Gales.   La   tripulación   fue   salvada   y,   afortunadamente,   terminó   pudiéndose   rescatar   el   buque.   Pero   debió   quedar   marcado   por   este   infortunio   porque   la   Rió   tinto   Company   no volvió a utilizarlo. Se recuperó el barco de encallamiento pero la Compañía no volvió a utilizarlo.. Quizás   fue   una   cabezonería   o   presentimiento   del   presidente   pero   se   deshizo   del   barco   vendiéndolo   a   la   Yeoward   Line   que   era   una   empresa   que   operaba   desde   Liverpool   a   Las   Palmas   de   Gran   Canaria transportando pasajeros y frutas. Hay   una   tradición   náutica   que   asigna   mala   fortuna   a   la   acción   de   cambiar   de   nombre   a   los   buques.   Quizá   pudo   ocurrir   eso,   porque   los   nuevos   armadores   borraron   ‘Don   Hugo’   de   su   amura   para   rebautizarlo ‘Alondra’.   Y   al   cabo   de   poco   más   de   un   año,   el   29   de   diciembre   de   1916,   el   buque   se   hundía   embarrancando   atrapado   por   la   niebla   en   un   pequeño   islote   del   suroeste   irlandés,   cerca   de   Baltimore,   llamado   Kedge Island.   Hubo   un   importante   número   de   víctimas.   Resulta   una   paradoja   el   que,   siendo   un   elevado   riesgo   soportado   por   el   buque      el   cruzar   de   forma   permanente   la   línea   sur/norte   del   Atlántico   en   la   Primera Guerra Mundial, y habiendo eludido con fortuna la peligrosa amenaza de los submarinos alemanes, terminase sucumbiendo por la niebla en su arribada a las costas irlandesas. Antes,   todavía   como   ‘Don   Hugo’,   este   barco   de   bella   estampa,   entre   otras   significativas   travesías,   fue   motivo   de   orgullo   para   los   británicos   onubenses   al   transportar   en   septiembre   de   1914   a   los   11   primeros voluntarios   que   iban   a   luchar   en   la   Gran   Guerra   Europea,   siendo   emotivamente   despedidos   en   el   Muelle   de   Minerales   del   Odiel   por   una   multitud   de   miembros   de   las   colonias   británicas   de   Tharsis,   Rió   tinto   y Huelva. Hoy   los   restos   de   este   pequeño   símbolo   de   la   historia   de   la   navegación   onubense   descansan   en   la   posición   Latitud   51   °   27’40   “N,   Longitud   09   °   20’44″   W,   con   una   nueva   función,   un   siglo   después   de   su   arribada definitiva:   servir   de   elemento   de   recreo   para   un   nutrido   y   activo   colectivo   de   buceadores   que   los   fines   de   semana   con   buen   tiempo   se   sumergen   en   una   profundidad   de   unos   15   metros   para   disfrutar   apreciando la extraordinaria vida marina que se cobija en dichos restos. Naufragio del SS Alondra, anterior SS Don HUGO, en la costa irlandesa. TRECE vidas perdidas. Un   mensaje   de   Lloyd   de   Baltimore,   Cork   establece   que   el   vapor   británico   Alondra   fue   a   tierra   en   el   cepo   de   la   roca   el   viernes   y   se   convirtió   en   una   pérdida   total.   Las   cubiertas   están   inundados   con   aguas   altas, pero se cree que con el buen tiempo parte de la carga se salve. De   la   tripulación   de   40   cinco   subieron   a   una   barca   y   se   salvaron.   Dieciséis   revueltos   en   otro   barco   y   18   de   pie   junto   a   la   nave   durante   16   horas   después   de   llegar   a   la   gestión   de   Rocky   Island.   Izaron   las   señales de   angustia   y   fueron   rescatados   por   una   lancha   a   motor   y   llevados   a   un   barco   de   arrastre.   Los   16   hombres   en   el   segundo   bote   salvavidas   se   volcó   tres   veces   y   fueron   arrojados   al   agua.   Cuatro   de   los   hombres murieron en el barco de agotamiento y nueve, fueron sumergidos. Los otros fueron finalmente rescatados por una lancha a motor. El cadáver de un hombre llamado Williams también fue recogido en el mar. Veintiún   sobrevivientes   fueron   desembarcados   en   Queenstown   en   la   noche   del   sábado   incluido   el   director,   que   resultó   herido   y   fue   trasladado   al   hospital.   La   Alondra   pertenece   a   Yeoward   hermanos   y   es   un vapor de 2.244 toneladas construidos como el Don Hugo en el puerto de Glasgow en 1899. The Times, enero 01, 1917 FUENTES: Ramón Fdez. Beviá (HUELVA BUENAS NOTICIAS) http://www.histamar.com hjttp://www.latabernadelpuerto.com http://www.vidamaritima.com/ http://www.irishshipwrecks.com/ http://elaticodejepane.blogspot.com.es/
SS ‘Don Hugo’ atracado en 1903 en el Muelle de  la RTC, en el Odiel. / Foto: Diego Calle.
El ‘Sidi Ferruch’, buque con análogo diseño y dimensiones que los del ‘Don Hugo’, construido en 1901 por el mismo astillero de Glasgow
Copas de champán, en delicado cristal, con sello sobre el mismo, donde se puede leer: “The Río Tinto Co., Ltda. SS Don Hugo”