Es   una   Torre   Almenara   que   en   su   origen   recibió   el   nombre   del   "Torre   del   Río   del   Oro" .   La   atalaya,   se   levantaba exactamente   en   la   frontera   de   los   dominios   señoriales   del   duque   de   Medina   Sidonia,   señor   de   Almonte,   con   los del   conde   de   Miranda,   señor   de   Palos,   y   era   la   única   de   grandes   dimensiones   que   no   protegía   desembocaduras o   estuarios   de   ríos.   Esta   excepcionalidad   tenía   sin   duda   una   justificación:   la   defensa   de   un   lugar   estratégico   de gran   importancia,   como   era   el   paraje   del   Río   del   Oro.   Se   trata   de   un   espacio   en   el   que   vivía   un   sector   importante de   la   población   dedicada   a   la   pesca,   siendo   un   lugar   de   abastecimiento   habitual   para   los   marineros,   por   lo   que atrajo   a   la   piratería   berberisca,   y   las   invasiones   de   los   pueblos   islámicos   como   turcos   y   otomanos,   que   habían incrementado   su   presencia   en   la   Península   durante   el   siglo   XVI,   de   ahí   la   necesidad   de   construir   una   fortificación en la zona que llevara artillería. Esta   construcción,   fue   mandada   edificar   por   Felipe   II   y   se   inició   en   1577.   El   Rey   le   encargó   el   trabajo   de   campo   al visitador   real   de   las   costas   andaluzas,   Luis   Bravo   de   Lagunas,   ejecutándose   durante   el   mandato   de   Felipe   IV (1621   –   1665),   en   el   siglo   XVII.   A   partir   de   aquí,   existen   referencias   del   buen   papel   desarrollado   por   la   Torreo   del Río del Oro en periodos bélicos. Arquitectónicamente   hablando,   era   la   atalaya   más   especial   de   las   existentes   en   el   litoral   onubense.    Entre otras   características,   podemos   destacar   que   se   trataba   de   la   más   alta,   al   tener   entre   16   y   18   metros   de   altura,   lo que   la   convierten   en   la   almenara   de   mayor   envergadura   de   la   costa   onubense.   Además,   era   una   torre   de   doble cámara,   con   dos   bóvedas   y   una   escalera   de   caracol   con   1,5   metros   de   radio.   La   cúpula   que   debío   cubrir   la cámara    debía    ser    semiesférica,    según    parece    deducirse    de    un    gran    fragmento    de    la    zona    de    estribos desprendido   de   la   torre,   que   permite   apreciar   su   grosor   de   doble   cítara   y   el   espesor   de   los   tendeles   y   escopetas.   La   escalera   como   ya   hemos   dicho   era   de   caracol.   Según   señalan   los textos   en   su   plataforma   se   encontraban   situados   tres   cañones   de   hierro   de   los   calibres   12,   8   y   6.   Como   curiosidad,   el   edificio   no   tenía   ventanas   y,   para   acceder   a   la   misma,   tenía   una puerta en el lado contrario al mar, a siete metros de altura, por lo que había que acceder a la misma con una escalera. Todo ello con claros objetivos defensivos. Una   construcción   que   a   lo   largo   de   su   vida   se   vio   sometida   a   alguna   reforma,   como   sucedió   en   el   siglo   XVIII,   ya   que   el   punto   débil   de   esta   torre   fue   precisamente   su   posición estratégica que hizo fuera construida sobre las arenas, al pie del arroyo –el llamado “Río del Oro”– cuyo curso acariciaba su base, y expuesta directamente a los embates del mar.
La   orden   de   rehabilitación   de   la   Torre   del   Oro   de   fue   emitida   por   la   monarquía   en   1752,   desarrollándose   la   obra   a   partir   de   ese   año   y   estando   finalizada   ya   en   1756,   “tratándose de   una   obra   de   gran   alcance   para   la   solidez   de   la   atalaya”,   Asi   el   aparejo   del   cuerpo   inferior   se   conforma   por   sillares   a   escuadra   en   soga,   con   un   canto   cuatro   veces   superior   a   su grueso,   este   parece   ser   el   resultado   de   esta   y   otras   reformas,   posteriores   a   su   construcción   original,   encaminadas   a   proporcionarle   mayor   solidez   a   la   estructura   general.   El   forro de   sillares   sólo   cubre   el   tercio   inferior   de   la   torre,   siendo   el   resto   de   mampuestos.   Además   de   la   "zapata   de   gruesos   sillares",   se   ensayaron   otros   recursos   en   un   último   intento   por consolidarla   ante   los   embates   del   mar   y   el   fallo   de   la   cimentación.   Entre   estos   recursos   destaca   el   relleno,   con   argamasa   muy   cargada   de   cal   y   ripio   menudo,   del   pozo   o   algibe, evitando   así   un   hueco   interior   más   o   menos   comprometedor,   que   sobrepasaba   la   línea   de   cimientos,   máxime   cuando   ésta   se   encontraba   perpetuamente   encharcada   bien   por   la marea   creciente,   o   por   el   cauce   del   arroyo   del   Oro.   Apuntan   los   investigadores,   “parece   que   las   reparaciones   y   la   “renovación”   llevadas   a   cabo   en   la   torre   del   Río   del   Oro   en   estos años centrales del siglo sirvieron para frenar su deterioro, aunque no se tuviera la certeza de que la situación estuviera salvada por mucho tiempo. La   torre   del   Río   del   Oro   parece   haberse   mantenido   en   el   siglo   XVIII   en   un   correcto   estado   de   defensa,   conservando   casi   siempre   artillería   en   buen   uso   y   personal   específico   para su   manejo”.   Lo   que   sí   parece   claro   es   que   siempre   estuvo   donde   se   encuentra   ahora   y   que,   a   diferencia   de   otras   torres,   no   ha   ido   metiéndose   más   en   el   mar   a   medida   que   ha   ido cambiando la línea del litoral, sino que siempre estuvo mar adentro, lo que la convirtieron en una auténtica maravilla de la ingeniería para que se mantuviera en pie.
La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro

La Torre del Rio de Oro

Qué Visitar /
 Lugares de interés  / La Torre del Oro
Nombre:  Torre del Río de Oro Localidad: Mazagón Provincia: Huelva Emplazamiento concreto: Costa Accesos: En la playa Tipología: Torre Clasificación   cultural   cronológica   Época: Edad   Moderna   siglos   XVI   y XVII Restos de culturas precedentes: Islámicos Sistema constructivo: Mampostería Sillería Elementos estructurales: Tipo estructura: Simple Planta: Circular Elementos    arquitectónicos:    Tuvo    cámara,    escalera    de    caracol    y aljibe. Sólo quedan restos. Estado   de   conservación:   Ruina   Progresiva,   Mantiene   en   pié   parte   del lienzo del cono. Datos     históricos:     Inutil     tras     un     ataque     corsario     en     1599,     fue reforzada   y   dotada   de   tres   cañones   en   el   XVIII.   Tuvo   guarnición   de cuatro hombres. Declarada    Bien    de    Interés    Cultural    en    1985,    con    categoría    de Monumento. BIC Monumento BOE 29/06/1985 Bajo   la   protección   de   la   Declaración   genérica   del   Decreto   de   22   de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español
| 
|