La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro

Jardin Botánico Dunas del Odiel

Qué Hacer /
 Naturaleza / Jardin Botánico Dunas del Odiel
El   Jardín   Botánico   Dunas   del   Odiel   se   encuentra   en   el   que   fue,   según   los   testimonios   de   los   naturalistas-aventureros   de   mediados   del   siglo   pasado,   uno   de   los   enclaves   naturales más impresionantes de la costa atlántica andaluza: las lagunas de Palos y las Madres; el monte Dunas del Odiel. En   este   Espacio   se   nos   ofrece   la   posibilidad   de   conocer   la   estrecha   interacción   existente   entre   el   paisaje   vegetal   y   las   características   climáticas   y   geológicas   del   litoral   atlántico andaluz. Los   arenales   costeros   dominan   las   formaciones   y   la   fisionomía   del   jardín.   En   un   breve   espacio,   podemos   observar   el   papel   que   juegan   las   plantas   amantes   de   la   arena   (psamófilas) en   el   proceso   de   fijación   de   las   dunas.   También,   como   ocurre   en   su   entorno,   la   marcada   influencia   litoral   se   enriquece   con   la   presencia   de   otros   elementos   que   diversifican   el paisaje   vegetal;   el   agua   irrumpe   bajo   distintas   formas   (arroyos,   lagunas   y   encharcamientos,   lucios   de   marismas,   etc.)   dando   lugar   a   otro   tipo   de   plantas   con   estrategias   y adaptaciones diferentes. Dunas   del   Odiel   es   también   un   centro   de   conservación   de   flora   que   cuenta   entre   sus   colecciones   vegetales   vivas   con   buen   número   de   especies   considerados   amenazadas   o   de especial interés. Entre ellas hay muchas plantas únicas de este sector (endémicas) o “raras” y difíciles de encontrar, que aquí tenemos la oportunidad de conocer en detalle. El   tesoro   del   jardín:   la   turbera,   reducto   de   la   riqueza   y   extensión   de   la   gran   turbera   de   las   Madres,   la   que   fue   una   de   las   más   importantes   del   sur   de   Europa.   En   estos   ambientes   tan especiales,   la   saturación   de   agua,   la   acidez   del   suelo   y   la   escasez   de   nutrientes   disponibles   crean   un   hábitat   muy   específico.   En   estas   circunstancias   tan   particulares,   podemos observar   un   ejemplo   de   brezal   atlántico   formado   por   especies   raras   de   tojo,   brezo   y   aulaga.   El   reto   aquí   será   descubrir   la   pinguicula,   nuestra   pequeña   y   escasa   planta   carnívora   o la bella violeta blanca, tan rara y amenazada en nuestras latitudes No   faltan   en   el   jardín   espacios   reservados   para   mostrar   nuestra   relación   del   hombre   con   las   plantas   a   través   de   los   usos   que   tradicionalmente   ha   hecho   de   ellas   (plantas medicinales, cultivos tradicionales etc.) que suponen sin duda un bien cultural insustituible.
Mas info Mas info
| 
|