La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro

Acantilado del Asperillo, Monumento Natural

Qué Visitar /
 Lugares de interés  / Acantilado del Asperillo
Una   de   las   imágenes   más   características   de    la   costa   de   Mazagón    es   la   sucesión   de   acantilados   arenosos   que   rompen   las   secuencias   de   pinares   y   dunas   para   caer   hacia   la   playa   y   el mar. El   acantilado   del   Asperillo   es   un   sistema   de   dunas   fósiles   que   se   extienden   a   lo   largo   de   doce   hectáreas   de   costa   entre   las   playas   de   Matalascañas   y   Mazagón,   dentro   del   entorno del Parque Natural del Doñana. Descripción. Es   un   acantilado   formado   por   la   sedimantación   de   arenas   de   origen   eólico   y   aluvial,   materia   orgánica   y   otros   materiales.   Todos   estos   sedimentos   depositados   a   lo   largo   del   tiempo sufrieron   una   elevación   de   hasta   más   de   100   metros,   quedando   en   la   parte   más   elevada   un   sistema   de   dunas   litorales   semiestables   sin   contacto   con   el   mar   y   la   playa   que   las   vio nacer.   Es   el   acantilado   de   este   tipo   más   alto   de   Europa   y   se   considera   una   de   las   formaciones   costeras   con   características   geomorfológicas   y   ecológicas   más   singulares   de   la Península. Estos   acantilados   son   conocidos   con   el   nombre   de   "cabezos"   y   están   formados   por   diferentes   mantos   eolícos,   cuyos   materiales   más   antiguos   se   estiman   que   tienen   entre   catorce   y quince   mil   años.   El   oleaje   y   el   viento   producen   cambios   continuos   en   estas   dunas.   Desde   la   extensa   playa   es   posible   advertir   en   sus   paredes   las   distintas   tonalidades   de   naranjas, blancos, ocres y negros que se estratifican originando caprichosas ondulaciones y formas geométricas interrumpidas por cárcavas. Se   pueden   observar   las   capas   más   obscuras   por   acumulación   de   materia   orgánica   que   correponden   a   la   turba,   mientras   que   en   algunas   zonas   de   arena   se   aprecia   un   color anaranjado   motivado   por   el   óxido   de   hierro   que   transportan   las   aguas   subterráneas.   Destaca   la   prácticamente   nula   vegetación   existente   en   el   perfil   por   las   duras   condiciones costeras   y   la   acusada   pendiente   que   soportan.   En   la   parte   superior,   asentadas   en   las   arenas,   aparecen   aulagas,   camarinas,   enebros,   sabinas   y   el   pino   piñonero   de   repoblación.   Este árbol con sus raíces fija las arenas impidiendo el avance de las dunas. Límites. Las   mayores   acumulaciones   de   acantilados   se   encuentran   en   el   litoral   entre   Mazagón   y   Matalascañas   y   los   más   espectaculares   entre   la   Cuesta   de   la   Barca,   los   parajes   del   Parador   y Poblado   Forestal,   la   Torre   del   Loro,   y   la   playa   del   Asperillo.   Este   sistema   dunar,   declarado   Monumento   Natural    se   extiende   a   lo   largo   de   doce   hectáreas   de   costa   entre   Mazagón   y Matalascañas. Adentrarse para contemplar el paisaje o bañarse en alguna de sus playas son algunas de las opciones para disfrutar de este espacio natural protegido.
Nombre:  Monumento Natural Acantilado del Asperillo Localización: Costa Atlantica entre Mazagón y Matalascañas (Huelva)    Provincia: Huelva Emplazamiento concreto: Costa litoral Accesos: Desde la carretera A-494  Monumento Natural: El 23 de noviembre de 2001   Altura: Hasta 100 metros   Superficie: 118.533 m2   Edad: Entre 14 y 15.000 años
| 
|