Divulgación Ciencia y Tecnologia

La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro
 MAZAGÓN

¿POR QUÉ a la GENTE les encanta el SISTEMA OPERATIVO LINUX?

Imagina un auto que pudieses diseñar a tu medida, a tu presupuesto y que invirtiéndole un poco de más tiempo pudiera incluso ser más potente que la mayoría de los autos comerciales existentes. Eso es Linux. Realmente no se puede decir que a “la gente” le gusten los sistemas basados en GNU/Linux (Linux es solo el nucleo del SO) dado que su cuota de mercado es totalmente minoritaria en escritorio. Sólo en servidores hay una clara prevalencia por su estabilidad y seguridad. Si nos preguntamos por aspectos positivos de estos sistemas, uno de los más importantes es la comunidad, que a través de los foros se vuelcan para ayudar a los que tienen dudas o problemas o, en muchos casos, mantienen de forma voluntaria y altruista los sistemas y aplicaciones. En el aspecto técnico, lo más interesantees la estabilidad: instalas una buena distribución y salvo algún problema excepcional, derivado de alguna aplicación o de un error humano en la mayoría de los casos, no será necesario formatear/reinstalar el S.O. en la vida útil del equipo. El hecho de actualizar automáticamente tanto el sistema como las aplicaciones a través de los repositorios es  muy cómodo también. La casi total falta de virus, aunque poco a poco vayan apareciendo. Las posibilidades de adaptación y personalización: desde espectaculares entornos gráficos con efectos 3d para equipos potentes, hasta escritorios ultraligeros como el xfce o incluso el modo “solo texto” que permiten alargar la vida de equipos viejos. O la potencia y complejidad de los Debían o Kali frente a la sencillez de los Ubuntu y similares. La seguridad de saber que si el sistema tuviera backdoors es muy probable que alguien lo hubiera descubierto y difundido por la posibilidad de analizar el código fuente. Pero, ¿Quién es “la gente”? ¿Qué significa que “le encanta”? ¿Qué es exactamente “Linux”? En primer lugar, Linux, o GNU/Linux, es fundamentalmente un kernel y un montón de librerías de sistema operativo, que por sí solos no son nada vistosos. Encima de esto hay un montón de distribuciones, para uso en servidores, sistemas de escritorio (por ejemplo, Ubuntu), teléfonos móviles (notablemente, Android) y sistemas embebidos: puede servir para cualquier cosa. Lavadoras, coches, robots industriales, routers, hay miles de dispositivos que ejecutan Linux de una forma u otra. Seguramente sea el sistema operativo más usado del mundo, aunque la implantación más exitosa (Android) ni siquiera recibe ese nombre. Pero si sales a la calle y preguntas, dudo de que la mayoría de personas sepan a qué te refieres. Android seguro que lo conocen; Linux como mucho les sonará de oídas. Si aceptamos Android como Linux, entonces sí es posible encontrar “gente” en cantidad más o menos representativa a quienes “les encanta Android (Linux)”. Esto seguramente tiene más que ver con desapego a la principal alternativa, que es iOS de Apple, que con aprecio real, por la diferencia de coste entre los dispositivos y la relativa apertura de Android respecto a iOS. Si restringimos “la gente” a las personas que trabajan con ordenadores, en general, los usuarios comunes de ordenadores tampoco prefieren Linux en sus escritorios: solo el 2% de los ordenadores de escritorio ejecuta Linux. Ahora bien, muchas de las personas usuarias de distribuciones Linux tienen fuertes convencimientos éticos sobre el software libre y el código abierto y eso les hace ser evangelizadores de la plataforma y de sus bondades. A esa pequeña porción de “la gente” sin duda sí que les encanta Linux, y son muy vocales aunque sean pocos. Donde sí se percibe un mayor aprecio a Linux es entre los desarrolladores informáticos y de sistemas embebidos. Ahí, Linux sí tiene una amplia comunidad de seguidores e implementadores, fundamentalmente por la robustez, versatilidad, amplia comunidad, libertad y gratuidad del código, que permite desarrollar sistemas seguros a bajo coste.