La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro La Luz sobre Médanos dorados, junto al mar más azul y el sol más de oro
  Algo de Historia
Mazagón  /  Algo de Historia
Doñana   y   su   entorno   han   constituido   siempre   un   paraje   inhóspito   de   débil   presencia   humana   donde   no   es   posible demostrar   la   capacidad   de   colonización   del   hombre   más   allá   del   siglo   pasado.   Las   marismas   y   arenas   litorales   no fueron nunca propicias para asentamientos estables. Entre   las   formaciones   de   playas   antiguas   y   las   formaciones   dunares   recientes   se   han   hallado   restos   de   industrias líticas   y   cerámicas,      concretamente:   Fontanilla,   Poblado,   Huesas   y   Torre   del   Oro ,   que   responden   a   pequeños   grupos dotados    de    gran    movilidad    aunque    de    larga    perduración,    con    una    economía    arcaizante    basada    en    actividades predatorias.   Esta   industria   lítica   se   asociaría   al   aprovechamiento   de   los   recursos   litorales,   marisqueo,   pastizales, extracción de sal, que abarca desde el Neolítico hasta el Bronce Pleno. El   nombre   Mazagón ,   es   de   origen   remoto   y   etimología   confusa.   Hay   varias   teorías:   Origen   luso,   sería   Mazagón nombre   de   ascendencia   portuguesa    (Mazagao,   lugar   de   aguas   calientes).   Derivado   del   nombre   de   marzaga   (Las mujeres   de   los   antiguos   pescadores,   pagaban   de   una   sola   vez   sus   deudas   a   sus   proveedores   de   tierra   en   el   mes   de marzo, pasando a denominarse dicha paga “ la marzaga” y el lugar donde se realizaba el Marzagón).  Las   primeras   referencias   historicas,   se   encuentran   a   comienzos   del   siglo   XIV   cuando   Alfonso   XI,   entrega   las   barrancas de Mazagón a Alonso Jofre Tenorio, Terrateniente de la costa de La Rábida y Señor de Moguer. Desde   tiempos   inmemoriales,   las   playas   de   Mazagón   se   ocupaban   por   pescadores   que   se   instalaban   en   cabañas   de juncos.   Esta   actividad   alcanzó   especial   auge   a   finales   del   siglo   XVIII   cuando   se   registro   que   en   un   solo   año   (1776),   11 jabeques   facturaron   más   de   300.000   reales.   Las   especies   más   estimadas   eran   sardinas,   caballas,   pescadas   y   diversos tipos   de   mariscos,   aunque   la   pesquería   de   Mazagón   destacaba   por   la   sardina   y   el   atún.   El   mar   marco   su   economía:   las pesquerías   del   siglo   XVII   y   las   almadrabas   decimonónicas   jalonaron   un   desarrollo   que   hoy   nos   ofrece,   el   escenario costero virgen, más amplio y sorprendente de la península. En   los   años   veinte   la   actividad   forestal   del   Estado   vendrá   a   definir   el   paisaje,   las   formas   de   su   ocupación   y   su   desarrollo demográfico.   El   contingente   de   trabajaqdores   llegado   entonces,   creó   y   transmitió   formas   de   vivir   el   medio   pioneras, plantando    la    simiente    de    nuevas    tradiciones:    la    vivienda,    la    gastronomía,    los    aprovechamientos    del    bosque…    y contribuyendo   al   primer   poblamiento   de   un   Mazagón,   donde   se   mantenía   a   principios   de   siglo   numerosos   puestos   de carabineros. Su   situación   estrategica   en   la   entrada   del   puerto   de   Huelva   nos   ha   legado   el   Faro   y   la   Casa   y   el   Muelle   del   Vigía , símbolos   de   nuestra   arquitectura.   La   Casa   del   Vigía ,   está   certificada,   como   la   primera   construcción   de   hormigón   de la historia ,en la provincia de Huelva.
| 
|